Cuando menos lo esperas

Hemos sido victimas de multiples situaciones que nos han desfavorecido y en algunas de ellas hemos salido con aires soplando hacia el norte, una de las mejores caras si alzamos la mirada, y en otras, salimos como pudimos. No digo que no nos enfrentemos a todas ellas pero en momentos que nadie espera ni quiere tenemos que estar ahí aunque no nos convenga. No se trata de ser menos o más fríos pero estas nos enseñan a vivir, a hacernos grandes como personas, humanos; nos brindan la posibilidad de equivocarnos y volver a empezar. Ahí delante tenemos lo bueno y todo lo malo, lo único que se pide, es estar a la altura.

Cuanto menos lo esperas ahí está y tú no puedes hacer nada más que coger el toro por los cuernos y dedicarle una solución, si bien no, buscar la manera de ponerle fin o poner tierra de por medio. Verás crecer tus habilidades personales, tus aptitudes mejor inadvertidas, tus reflejos y pensamientos que nunca has llegado a tener y un sinfín  de voluntades no exigidas que te han aparecido de la nada y que sin duda, hay que afrontar.

Quisiera pedirle a la luna que siga apareciendo cada noche pero lo que más quiero es que nunca se vaya si no existe motivo de peso que indique su abandono. De lo contrario, afrontaré lo que me digan las estrellas. Sí. Una por una y sacando pecho para ir dando lo mejor de mi. Sin estupideces y con humor el que pueda. Seguiré adorando cada mañana tanto si es el sol quien me da los buenos dias como si es una tormenta la que nos viene encima. Hay que estar presente para demostrar que vivir sigue siendo interesante.

He dejado atrás las avispas que un día me rodearon y me impedían el paso hacia la dirección que más me apetece: el norte. No voy en busca de nada pero quiero lo que se que puedo tener y donde pueda llegar.

Como digo siempre, afrontar lo malo es hacerse grande, coger responsabilidades; gestionar lo que a uno puede ocurrirle antes o después, es un plato que no gusta a muchos. Aun así, lo bueno ocurre cuando menos lo esperas.

Hay cosas que solo la experiencia puede ayudarte a valorar y saber como encajar en un futuro. Quizás, durante el día a día.

El soldado apretando un poco más la tuerca. Nada es imposible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s